Música Disco

Disco

La música disco fue un género de música de baile derivada del pop que mezcló elementos de géneros anteriores como el funk, el soul y el R&B, con toques latinos en muchos casos, y que se popularizó en las salas de baile (discotecas) a mediados de los 70.

Características generales


Estructura musical


Ritmo


La música disco dominó la corriente principal del pop hasta los primeros años 80. Las canciones disco, usualmente, estaban estructuradas con voces reverberadas sobre un repetitivo ritmo cuaternario, marcado por una figura de charles de ocho o dieciséis tiempos, con hit-hat abierto en los tiempos libres, y una predominante línea de bajo sincopado.
Son facilmente reconocibles por sus ritmos repetitivos (generalmente entre 110 y 136 beats por minuto) y pegadizos, con frecuencia inspirados por ritmos de origen latino: Merengue, rumba, samba...

Armonías y arreglos


El sonido orquestal usualmente conocido como sonido disco, se fundamentaba en la presencia de secciones de cuerda y metales, que desarrollaban frases lineales en unísono, tras la base instrumental formada por el piano eléctrico y la guitarra eléctrica (con toques claramente tomados del funk). Al contrario que en el rock, la guitarra solista es inusual.
El resultado era una especie de muro de sonido, brillante, con los grupos orquestales tomando los papeles solistas y con un background armónico con progresión de acordes bien definida (menor/séptima/menor), con predominio de los acordes de séptima mayor.

Ámbito temporal


El ámbito temporal comprende desde 1973 a 1983, aproximadamente, con un revival en los años 1990.
Los principales intérpretes de música disco aparecieron a mitad de los 70, incluyendo a Donna Summer, The Jackson 5, Barry White, The Bee Gees, y ABBA. Muchos artistas que, normalmente, no trabajaban el género, grabaron canciones disco en la cima de su popularidad.
Películas como Fiebre del sábado noche y ¡Por fin es Viernes!, contribuyeron al despegue de la música disco entre el público.
Aunque la música disco declinó en popularidad a comienzo de los años 80, tuvo una gran influencia en el desarrollo de la música de baile electrónica (Dance) de los años 80 y 90, en géneros como el House o el Techno.

Historia


Orígenes


Soul de finales de los 60


La música disco toma sus raíces del soul de finales de los años 60, y en el proceso de evolución toman parte un importante número de artistas del género, que van aportando paulatinamente los elementos que acabarán definiendo la música disco.
Barry White es uno de estos nexos entre el soul antiguo y el surgimiento del nuevo género, al ser el primero que resaltó el papel del ritmo frente a las melodias y arreglos orquestales. Sin embargo, quizás sea el tema de Jerry Butler, "Only the Strong Survive" (1969), el primer ejemplo de combinación de los elementos que definirían la música disco. Este tema aunaba los sonidos del soul de Filadelfia y New York, junto con las evoluciones del Sonido Motown.
El soul de Filadelfia se caracterizaba por su percusión hipnótica, y su huella se ve claramente en temas como "Soul Makossa" (1972), de Manu Dibango, uno de los primeros temas disco de la historia.
Sin embargo, el término disco no fue utilizado hasta que el crítico Vince Aletti lo incluyó en la revista Rolling Stone, en su artículo "Discotheque Rock '72: Paaaaarty!".

Studio 54 y otras salas


Si se pudiese llamar así, el fortín de la música disco sería la célebre discoteca neoyorquina "Studio 54" donde los pinchadiscos, con la finalidad de prolongar la diversion, utilizando dos platos con una misma canción, lograron extender la duración de los temas exitosos. Eso dio como resultado las versiones de 12 pulgadas, donde se invitaba a bailar, moverse disfrutando de la música, según el término definitorio del momento: Boogie.
Algunas otras salas de baile también tuvieron su prestigio: The Limelight, Magique, L'amour, Sanctuary, Paradise Garage, etc...

Primeros éxitos en las listas


El tema "Rock The Boat" de The Hues Corporation (1974) fue nº 1 en los charts de singles y vendió un millón de copias, convirtiéndose así en el pionero de los grandes éxitos de la música disco.
También alcanzaron este privilegiado status otros temas como "Love's Theme", de Barry White & Love Unlimited Orchestra, a comienzos de 1974. Ese mismo año, Gloria Gaynor publicó el primer álbum de vinilo con formato disco mix que alcanzó el nº 1 de las listas, gracias a que incluía una versión de un tema de The Jackson 5, "Never Can Say Goodbye", y otras dos canciones
Pero fueron los Bee Gees quienes pusieron cara a la música disco. El grupo había sido popular en la década anterior por sus baladas pop, e incluso habían competido con los Beatles en los charts, aunque habían desaparecido durante algún tiempo. La habilidad de Barry Gibbs para cantar en falsete y la inmersión del grupo en el disco, le proporcionaron su primer nº 1 después de muchos años con Jive Talkin (1975) y, sobre todo, con You should be dancing. Ambos temas se incluyeron, posteriormente, en la banda sonora del film Saturday night fever.
En 1975, éxitos como "The Hustle", de Van McCoy o "Love to Love You, Baby", de Donna Summer, acabaron por consolidar la primacía de la música disco. Hubo muchos otros temas de gran éxito, a nivel mundial, entre 1974 y 1975: The Jackson 5 con "Dancing Machine" (1974); Barry White y su "You're the First, the Last, My Everything" (1974); "Lady Marmalade" (1974) del trio Labelle; The Four Seasons y su "December, 1963 (Oh, What a Night)" (1975); o Silver Convention, con "Fly Robin Fly" (1975).

1976-1979: La edad de oro


A partir de 1976, un gran número de artistas que nunca antes habían tocado el género, comienzan a grabar canciones disco, en muchos casos por imposición de las discográficas, buscando un hit. Ejemplos notables de esto, fueron temas como Got to give it up (Marvin Gaye, 1977); You Make Me Feel Like Dancing (Leo Sayer, 1977); Copacabana (Barry Manilow, 1978); I'm every woman (Chaka Khan, 1978); Silly love song (Wings, 1978); Do You Think i'm Sexy? (Rod Stewart, 1979); Last train to London (Electric Light Orchestra, 1979), o los éxitos de Michael Jackson, Don't stop `til you get enough y Off the wall (1979).
La publicación de la Banda sonora de la película Fiebre del Sábado noche (1977), uno de los álbums más vendidos de la historia del pop, catapultó a los Bee Gees a los nº1 de los charts, con ocho singles diferentes, entre los que destacan Stayin' alive, Night Fever y If I can't have you, convirtiéndose de esta forma en los reyes del disco.
Incluso algunas bandas de rock de primera línea, publicaron temas con claras influencias disco: Miss you de Rolling Stones, I was made for lovin'you de Kiss, etc...

El declive del género


Los anti-disco


La popularidad de Fiebre del Sábado Noche, llevó a las grandes discográficas a inundar el mercado de productos disco hechos de forma mecánica y homogeneizada para cubrir la demanda creciente de la audiencia. El adocenamiento de estos productos, y la aparición de alternativas de baile evolucionadas (Dance, Techno...), crearon un sentimiento anti-disco cada vez más perceptible. Las emisoras de radio comenzaron a abandonar la música disco, sobre todo a partir de 1979.
La emergencia de escenas alternativas, tanto en el rock (Punk, New wave...) como en la música R&B (Rap, Hip hop...) también contribuyeron al declive del género.
El 12 de julio de 1979, tuvo lugar una acción anti-disco en Chicago, impulsada por diversos DJs de emisoras de rock, como Steve Dahl, Gerry Meier o Michael Veeck, y que adoptó formato de evento, bajo el nombre de Disco Demolition Night. El asunto incluyó la quema de discos y acabó con un fuerte enfrentamiento con la policía, y numerosos arrestados. Este conflicto, influyó seriamente en el cambio de paisaje en los charts.
No obstante, aún continua habiendo algunos éxitos disco a comienzo de los ochenta, aunque con un estilo evolucionado y simplificado: Kool & the Gang (Celebration, 1980); The Weather Girls (It's raining men, 1982); The Pointer Sisters (I'm so excited, 1982); The Mary Jane Girls (In My House, 1983); Prince (1999, 1983); Irene Cara (Flashdance, 1983); Madonna (Lucky Star, 1983) o Michael Jackson (Thriller, 1984).

Del sonido disco al sonido dance


La transición entre la música disco de los 70 y el Dance de los 80, se produce básicamente en los estudios de grabación. Según afirmaciones de Gloria Gaynor, el cambio se origina debido a que los productores comienzan a perder dinero en sus últimas ediciones. Así que se sustituyen las secciones de cuerdas y viento, y el amplio plantel de músicos de sesión por sofisticados Secuenciadores y Cajas de ritmos.
Paralelamente, el género, ya decadente, asimila variadas influencias del jazz y el blues, generando nuevas vías de desarrollo (Acid Jazz, Groove) que inundan las discotecas de USA y Reino Unido entre 1980 y 1983. Entre los primeros ejemplos de Dance ya reconocible, encontramos a D.Train, Kashif o Patrice Rushen
El single Planet Rock de Afrika Bambaataa (1982), y producido por Arthur Baker, marca el giro definitivo del disco hacia el hip-hop y el techno, fuertemente influenciado, entre otros, por Kraftwerk y su Trans-Europe Express.
Serían, finalmente, productores como el propio Giorgio Moroder en Europa, y Larry Levan o Frankie Knuckles en USA, quienes, jugando con loops y bajos poderosos, impulsarían el House, vinculado a clubs como el Paradise Garage (New York) o el Warehouse, en Chicago.

El Revival de los 90


La aparición de algunos discos de artistas renombrados, a mediados de los noventa, que incorporaban elementos claramente disco, originó un breve resurgir del género.
Publicaron canciones neo-disco, artistas como U2 (Lemon,1993), Brand New Heavies (Spend some times, 1994), Jamiroquai (Cosmic girls, 1996), Spice Girls (Who do you think you are, 1997) o Kylie Minogue (Spinning around, 2001).
Aunque las influencias de la música disco permanecen aún en temas actuales (por ejemplo, Free my love de Suzanne Palmer, 2007), puede decirse que el género ya es pasado.

Subgéneros


Variantes regionales


En la época de mayor esplendor (mediados de los 70), aparecieron un gran número de variantes regionales del género, en algunos casos consecuencia de las características especiales de algunos artistas, en otros como consecuencia de conceptos de producción y/o arreglos musicales. Entre estos subgéneros locales, cabe destacar:
-El Sonido Filadelfia, una creación de los productores y compositores Humble y Huff, y que generó una larga lista de números uno, con grupos como MFSB, The O'Jays o The Three Degrees, y solistas como Patti Labelle o Billy Paul. -El Sonido New York, con temas de los artistas residentes de Studio 54, como Van McCoy, Grace Jones, Amanda Lear o LaBelle, con su espectacular éxito Lady Marmalade. -El Sonido Los Angeles, que incluía grupos como Tavares, Love Unlimited Orchestra o Phyllis Hyman. -El Sonido Munich, con artistas como Donna Summer, Boney M o Giorgio Moroder.

Los DJs


El propio concepto del género, y su estrecha vinculación con las pistas de baile, otorgaron un papel relevante a los DJs en la popularización de la música disco. Con el tiempo, los más relevantes, fueron incorporando elementos de creación a su trabajo con los vinilos, llegando a generar fórmulas rítmicas propias que fueron asumidas por los productores. Una línea de desarrollo de la música disco, enlaza directamente con el hip-hop.
Entre los DJs más importantes, cabe recordar a Walter Gibbons, David Mancuso, John Benitez y Richie Kaczar (ambos de Studio 54), Francis Grasso, Ian Levine, Mike Pace, Preston Powell, etc...

Música disco fuera de USA


La música disco inundó igualmente Europa, con bandas como ABBA, claramente instaladas en el género, y que dominaron las listas durante finales de los 70 y comienzo de los 80. Otro grupo europeo muy influyente, fue Boney M, integrado por cantantes y bailarines de las Indias Occidentales y lanzados en Alemania por el productor Frank Farian, además de los representantes del Sonido Munich, Donna Summer y Giorgio Moroder.
En Francia destacó el hit disco de la cantante Dalida, J’attendrai, que ocupó los nº 1 de los charts en multitud de países, como Canadá o Japón. A finales de los 70, el DJ José Luis Cortés "El Maromero", impulsa el género en México, dándole un toque muy especial.
En España, en la segunda mitad de la década, y comienzo de los ochenta, hubo algunos intentos de música disco, entre los que destacó, sin duda, el grupo Barrabás, junto con otros artistas que lograron algunos éxitos de ventas (Baccara, Apache, etc...). Sin embargo, el grupo que mejor sintetizó el sonido disco, la Fundación Tony Manero, aparece con el revival de los años 90.

Obtenido por
http://es.wikipedia.org/

NEWS

Búsqueda de género

 
Advertisement Advertisement